¿Cómo saber si me dan una hipoteca?

 Escrito por alberto
 Última actualización 2022-02-25

¿Cómo puedo saber si me dan una hipoteca en mi banco? Como todas las personas, siempre buscamos tener nuestro propio hogar. No obstante, a veces es un poco difícil tener la cantidad de dinero suficiente para adquirirla. En estos momentos puede que pensemos en pedir un préstamo hipotecario, pero ¿es una buena idea?

Concepto de préstamo para una hipoteca.

Los préstamos pueden ser la solución para tener esa casa o apartamento que deseas. Sin embargo, hay varios detalles que debes tener en cuenta al solicitar la hipoteca y/o de utilizar un buscador de hipotecas. A continuación te mostramos varios aspectos que debes conocer para estar más seguro de que tu hipoteca sea viable.

Tipos de hipotecas

Se pueden encontrar tres tipos de préstamos hipotecarios diferentes. Estos son:

Tipo fijo

En este modelo de préstamo, se fija la cuota que ha de pagarse cada mes y el interés. Estas no cambian durante el tiempo que se haya dispuesto para pagar el préstamo. Siempre se cancela la misma cuota, aunque los tipos de interés que haya en el mercado suban o bajen.

Tipo mixto

En este modelo de hipoteca, se aplica una cuota tipo fijo durante los primeros años, y luego se aplica un interés variable que tiene como referencia el euríbor.

Tipo variable

En este tipo de préstamo, la cuota de interés se fija de acuerdo a un índice de referencia, que por lo general es el euríbor. Así, la cuota mensual cambiará según lo que el euríbor  fije.

Detalles importantes para obtener el préstamo

Un detalle vital a la hora de hacer una hipoteca es que hay tres términos muy importantes de conocer, ya que estos influyen en el coste final del préstamo. Uno de estos es el TIN o tipo de Interés Nominal. Este es el interés que llegan a cobrar las entidades por prestar dinero. Este se calcula atribuyendo un porcentaje sobre el capital prestado al cliente. Este porcentaje se aplica en el capital que queda pendiente de devolución todo el tiempo.

Cómo te conceden una hipoteca: concepto de casa con dinero.

Otro concepto a conocer es el TAE o Tasa Anual Equivalente. Este es el interés que muestra el coste de un préstamo durante un tiempo determinado. Este se calcula por medio de una fórmula matemática que tiene en cuenta el TIN de la operación, las comisiones del banco, la frecuencia de los pagos y los gastos que se generen durante la operación.

Y un último punto es el euríbor. Este es un índice que muestra el tipo de interés como promedio que tienen las principales entidades financieras que hay en Europa, las cuales se prestan dinero entre sí en un corto plazo. Esto hace que el promedio sea muy cambiante, y es esta oscilación la que se suele revisar para definir la variación de la cuota mensual a pagar.

Requisitos para pedir la hipoteca

Ahora bien, después de tener claro estos términos y saber qué tipo de hipoteca puedes tener y cuáles son algunos de los términos que fijarán el valor de tu cuota, puedes buscar alguna web que te ayude a conocer si tu hipoteca será viable o no. Sin embargo, a continuación te mostramos algunos de los requisitos que puede pedirte el banco para aprobarte el préstamo.

Ingresos suficientes para poder pagar la cuota

Este es uno de los puntos más lógicos y principales, ya que es muy importante contar con una buena estabilidad económica. Para constatar esto, el banco puede pedir nóminas y tu vida laboral para conocer el flujo de ingresos con los que cuentas. No obstante, también puedes pedir la hipoteca con otro titular para cubrir la cantidad requerida.

Ahorros del 30% de la vivienda

Esto se debe a que el banco no financia la totalidad del costo de la vivienda, solo un 80% máximo de este costo. Por lo que deberás contar con el 20 o 30% faltante. Además, a esto tienes que añadirle el costo de los gastos que genera la compra-venta y la escritura de la hipoteca, los cuales ascienden en un 10% o 12% del precio total de la vivienda.

Buen historial crediticio

Este es uno de los aspectos que también revisa el banco. Si eres moroso con alguna deuda, sobre todo de índole financiero, o tienes múltiples préstamos en ese momento, las opciones de que te den la hipoteca se reducirán mucho.

Trabajo estable

Tener un empleo estable en el cual lleves algún tiempo de antigüedad le mostrará al banco que no te quedarás sin empleo pronto. De esta forma, darás la seguridad de que tendrás el dinero necesario para pagar las cuotas del préstamo hipotecario.

Con todo esto que te acabamos de contar, ya sabes cuales son los requisitos mínimos con los que necesitas contar a la hora de pedir una hipoteca y sabrás si será o no viable que te la concedan.