Préstamos y Créditos para todos

Busca tu préstamo ahora: ING Direct, Santander, BBVA, Banco Popular...

Antes de contratar un préstamo personal debes pararte a pensar si realmente será una solución o por el contrario te verás en un problema mayor. Un préstamo personal puede ayudarte a hacer frente a situaciones para las que no dispones de capital suficiente, pero también hay que pensar en que ese dinero hay que devolverlo, en unos plazos determinados y con un interés importante. Es una decisión muy importante que hay que analizar bien.

En este mismo blog ya hemos hablado sobre prestamistas particulares en general y prestamistas particulares en España. En esta ocasión nos centramos en los préstamos personales que puedes contratar tanto a través de un banco como de un prestamista particular. En ambos casos el riesgo es alto y debes tener precaución al contratarlo, teniendo en cuenta todos los factores de los que te vamos a hablar en las próximas líneas.
modelo-contrato-prestamo-entre-particulares

Para comenzar podemos definir el préstamo como un contrato por el cual una de las partes presta cierta cantidad de dinero a la otra parte, con el compromiso de devolver el dinero prestado en un plazo determinado según el contrato, añadiéndole los intereses y las comisiones que ambas partes hayan pactado.

Es importante entender cómo funciona el sector de los préstamos, básicamente por tres razones:

  • Entender los préstamos nos permitirá saber compararlos y encontrar el mejor
  • Nos permitirá también aumentar nuestras posibilidades de conseguir un crédito
  • Y nos protegerá contra posibles estafas.

Tipos de préstamos

creditos y prestamos

Consigue tus préstamos con las mejores garantías

Los préstamos personales pueden ser muy diversos, encontrando desde préstamos para la financiación de un coche hasta préstamos para pagar los estudios. Por otro lado podemos clasificarlos según el importe que se concede, por la rapidez en prestar el dinero o por el tipo de garantía que el prestatario aporta para avalar la operación, por ejemplo los préstamos con garantía personal o los préstamos con garantía hipotecaria.

Lo más recomendable es acudir primero al banco o caja de confianza, ya que los prestamistas privados, aunque en ocasiones te ofrecen mini créditos sin intereses ni comisiones durante un periodo promocional, lo normal es que cobren a la larga unos intereses más altos.

  1. Préstamos personales: se incluyen los préstamos personales que te concede el banco en el que tienes tu cuenta o nómina. Suelen tener un interés entorno al 10% TAE, que puede variar según la entidad y los servicios que tengas contratados. Ellos deben ser tu primera opción ya que son quienes mejor conocen tu perfil económico y financiero. Si quieres solicitar tu préstamo personal a otra entidad lo más probable es que para que te lo concedan te exijan trasladarte a ese banco.
  2. Prestamistas privados: en este caso los intereses están entre el 10 % y el 30 %, con comisiones. Las empresas privadas suelen cerrar la mayoría de sus tratos cuando el interesado pone un inmueble como garantía. Los intereses dependen mucho de la solvencia del cliente en estos casos, pero además hay que tener en cuenta que existirán comisiones y otro tipo de honorarios que son gastos con los que habrá que correr. Cuando te encuentras por algún motivo en alguna lista de morosos tipo ASNEF, el banco te bloquea la concesión del préstamo pero los prestamistas privados no te ponen problema.
  3. Tarjetas de crédito: en realidad son también préstamos personales aunque con matices, ya que ponen a tu disposición un dinero que puedes ir utilizando cuando necesites. El interés de las tarjetas suele estar entre el 12 % y el 29 % TAE, por ello se debe tener cuidado con la facilidad de gastar dinero con la tarjeta de crédito.
  4. Mini préstamos y créditos rápidos: su cómoda gestión y su rapidez han desbancado al resto de métodos de financiación, al poder conseguir tu préstamo en poco tiempo, online y sin papeleos. Los intereses son muy elevados, entre el 0 % y el 3.000 % TAE, y por tanto, aunque son el producto estrella de este tipo de préstamos, son muchas veces la ultima opción que debes elegir. Lo ideal al solicitar estos préstamos debe ser poder devolver el importe recibido más los intereses lo más pronto posible, porque cuanto más tardes, más caro te saldrá.
  5. Los descubiertos en cuenta: lo conocemos todos como los números rojos. Se pueden considerar también un préstamo porque se generan en el momento en el que gastas más de lo que tienes en tu cuenta o tarjeta, ya que el banco tiene que prestarte ese extra de liquidez del que no dispones. En ocasiones puede ser más caro que un mini crédito, debido a las comisiones por el propio descubierto que pueden ser hasta un 4% sobre el mayor saldo deudor, y la comisión por reclamación de posiciones deudoras que ronda los 35 euros.

¿Cuánto cuestan los préstamos?

Dependerá de a quién se lo pidamos, del tipo de préstamo y de nuestro perfil. Por lo general cuantas menos garantías y menos requisitos te exijan, más caro será el crédito. En el precio de los préstamos tienes que incluir: intereses, comisiones y costes adicionales.

Intereses: porcentaje que se aplica sobre el capital pendiente y que establece cuánto dinero habrá que pagar en cada cuota. Puede ser fijo o variable. La Tasa Anual Equivalente (o TAE) es la mejor herramienta para saber cuánto nos va a costar un crédito, ya que incluye tanto el tipo de interés como las comisiones.

Comisiones: las más habituales son la comisión de estudio, de apertura, por modificación de contrato, o por reembolso anticipado ya sea parcial o total.

Costes adicionales: por ejemplo los gastos de notaría, y productos vinculados como domiciliaciones de nómina o de recibos, contratación de seguros, etc.

Criterios para elegir el tipo de préstamo

Calcula bien tus préstamos antes de pedirlosAdemás de saber cuánto te va a costar tienes que pensar en los plazos de aprobación y concesión, ya que dependiendo de la entidad puede tardar más o menos, siendo menor el tiempo que tardan los prestamistas privados. También tienes que detenerte en los trámites para conseguir tu préstamo.

Si estás pensando en solicitar un préstamo personal debes pararte a pensar en tres puntos básicos que pueden ayudarte a tomar la decisión: ¿cuánto dinero necesito?, ¿cuándo necesito el dinero? ¿para qué lo necesito?. En base a estos tres conceptos puedes decidirte por un tipo de préstamo u otro.

  1. ¿Cuánto dinero necesito? Hay diferentes opciones según la cantidad que vayas a solicitar. Para préstamos pequeños de entre 600 euros y 800 euros la mejor opción son los mini créditos. Desde 800 euros y hasta 6000 euros puedes solicitarlo al banco o a empresas de créditos rápidos. A partir de 6000 euros puedes solicitarlo también al banco o al prestamista privado pero en este caso lo más probable es que el prestamista privado te pida un inmueble como garantía.
  2. ¿Cuando necesito el dinero? Si lo necesitas con urgencia deberás acudir a las compañías que te ofrezcan mini préstamos o créditos rápidos, ya que te los pueden conceder en pocos minutos. En este caso también puedes utilizar la tarjeta de crédito. En el caso de que no necesites el dinero urgentemente y puedas esperar, te conviene comparar préstamos y elegir el que mejores condiciones te ofrezca.
  3. ¿Para qué necesito el dinero? Existen préstamos diseñados para un fin en concreto como comprar un coche, reformar la casa, pagar la matricula de estudios, etc. En estos casos los créditos están diseñados con unas condiciones adecuadas al bien que queremos financiar.

Requisitos para contratar préstamos

Dependerán de la entidad donde los solicites. Normalmente los bancos suelen poner más condiciones que los prestamistas privados, que suelen ser más flexibles. Por norma general, antes de aprobarnos un préstamo nos solicitarán la siguiente información:

  • Datos personales: documento de identidad (DNI, NIE…), información bancaria (número de cuenta) y una vía de contacto (número de teléfono, e-mail…).
  • Nivel de ingresos: tendrás que presentar documentación que justifique tu fuente de ingresos. Dependiendo de la entidad y del tipo de préstamo puede ser una nómina, una pensión, la prestación por desempleo, una beca…
  • Garantías. Dependiendo del tipo de crédito y del prestamista, la garantía puede ser personal (el conjunto de tus bienes presentes y futuros), un bien concreto (una casa, un coche, una licencia de taxi…) o un aval.

En caso de impago o demora te pueden cobrar comisiones e incluso inscribirte en las listas de morosos o reclamarte judicialmente el pago de la deuda, aunque esto último suele ser el último recurso que emplean los prestamistas. Antes de llegar a ese punto suelen contratar los servicios de una empresa de cobros, y si la demora se alarga puedes correr el riesgo de ser denunciado e ir a un juicio cuyos gastos en caso de perder correrán por tu cuenta.

Conseguir el préstamos adecuado a tu perfil

¿Necesitas un préstamos? Infórmate bienSegún si tienes nómina fija o no, si eres jubilado o joven, si estás en alguna lista de morosos, si lo necesitas de manera urgente, existen muchos perfiles diferentes para los solicitantes de créditos, con necesidades muy diversas:

  • Tengo nómina: en este caso puedes acudir tanto a entidades bancarias como a empresas privadas, y te podrán dar una cantidad u otra en base a lo que ganes cada mes.
  • Soy pensionista:siempre que tu nivel de ingresos sea suficiente, si estás jubilado y recibes una pensión tampoco tendremos problemas para solicitar préstamos a bancos y empresas privadas.
  • No tengo nómina ni pensión: hay varias empresas privadas que te pueden conceder un préstamo sin nomina si dispones de alguna fuente de ingresos estable como una beca o una prestación por desempleo, o si tienes una casa en propiedad o el aval de una persona.
  • No tengo nómina ni aval: en este caso el prestamista nos pedirá algún documento que demuestre que tenemos algún tipo de ingreso.
  • Estoy inscrito en la lista de ASNEF: los bancos y muchos prestamistas privados denegarán nuestra solicitud si nuestro nombre figura en alguna lista de morosos (ASNEF, RAI…). No obstante, algunas empresas privadas sí conceden créditos rápidos con ASNEF sin nómina y sin aval.
  • Necesito dinero rápido para hacer frente a un imprevisto: ya sea para pagar facturas, multas, alguna avería, etc., en ese caso debemos solicitar préstamos rápidos que se ingresen en nuestra cuenta en cuestión de horas.
  • Necesito el préstamo para mi negocio: en este caso puedes contar con tu banco. La mayoría de los bancos ofrecen líneas de financiación para empresas y autónomos a intereses bajos. También hay prestamistas privados que conceden este tipo de créditos a buen precio y en pocas horas. Pero ya sea con un banco o con un prestamista privado, deberás demostrar la viabilidad de tu negocio.

¿Puedo pedir más créditos si ya tengo uno?

Por lo general puedes pedir más créditos a pesar de tener uno, pero no suele concedértelos el mismo prestamista. De todas formas puedes tener en cuenta como opción el pedir una ampliación del préstamo del que ya dispones.

Otra alternativa es solicitárselo a alguna otra entidad. Si la cantidad que necesitas es elevada, el prestamista analizará tu historial crediticio antes de concedértelo para asegurarse de que puedes pagar más de un crédito.

¿Puedo conseguir préstamos con ASNEF?

Un préstamos es como una huchaLos bancos no te conceden ningún préstamo si tu nombre figura en alguna lista de morosos como el ASNEF. Además lo más probable es que no te permitan abrir una cuenta o depósito en sus sucursales. Sin embargo, algunas compañías privadas no ponen problemas a la hora de concederte un préstamo aunque figures en estas listas, siempre que la deuda por la que estás en una de esas listas no supere los 1000 o 2000 euros, y no tenga nada que ver con operaciones bancarias. Acabar inscrito en una de estas listas es más fácil de lo que muchos creen. Simplemente por discrepancias con la compañía de la luz, o el teléfono, puedes acabar con tu nombre en alguno de los más de 150 ficheros de morosos que hay en España.

Además, las empresas de prestamistas privados que conceden créditos con ASNEF lo ofrecen como una ventaja adicional, por lo que no te cobrarán más por estar inscrito en alguna de estas listas, y de hecho, para solicitar el préstamo aun estando en listas de morosos, los trámites serán los mismos que para pedir cualquier otro crédito rápido, aunque deberás indicar tu situación durante los trámites.

Los mejores créditos del momento

Para conocer este dato lo mejor que puedes hacer es utilizar un comparador de préstamos. Puedes encontrarlos online, en las propias webs de los bancos y en páginas especializadas. El mercado está constantemente variando y hay mucha competencia que obliga a unos y otros a sacar ofertas de préstamos.

Los mejores, los préstamos sin intereses, al 0% TAE. Los conceden las empresas de capital privado o los bancos. Las primeras los ofrecen con un importe máximo de unos 300 euros a devolver en un plazo muy corto, ya sea una semana o 15 días. Los que te conceden los bancos, suelen tener comisiones escondidas en la letra pequeña.