Hipoteca interés fijo

Si hablamos de hipotecas, los españoles las preferimos a interés variable. Si tenemos en cuenta los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), conocidos el pasado mes de abril, solamente el 7,5 % de los nuevos contratos hipotecarios que se firmaron eligieron la fórmula del plazo fijo.

Al contrario de lo que ocurre en otros países, los españoles seguimos siendo reacios a los intereses fijos. Unas cuotas mayores, un menor plazo de amortización y la necesidad de tener una mayor solvencia personal durante la duración del préstamo hipotecario, son algunas de las razones que se encuentran detrás de estos datos estadísticos.

Ventajas plazo fijo

Si analizamos las características de los préstamos hipotecarios en los que no varía el tipo de interés, aquellos que se decantan por este modelo tienen en cuenta a la hora de elegir esta opción una serie de ventajas:

- Tarifas y pagos similares durante todo el plazo de su hipoteca.

- La estabilidad hace que elaborar el resto de su presupuesto sea más fácil.

- Resultan más fáciles de entender y suelen ser más accesibles para quienes compran una casa por primera vez.

 Por el contrario, también existen una serie de desventajas

- No se obtiene el beneficio de las tasas de interés reducidas sin los altos costos de la refinanciación.

- Probabilidad de ser más costosas a largo plazo.

- Las hipotecas de interés fijo, que no se pueden individualizar, son esencialmente las mismas en todos los ámbitos.

¿Cuál es la oferta del mercado?

A pesar del menor grado de aceptación respeto a sus hermanas variables, que cuentan con una mayor aceptación en economías estables como España, donde existe un contexto de tipos de interés bajos y baja inflación, las entidades bancarias cuentan en su cartera de productos financieros con varios modelos de créditos hipotecarios a plazo fijo.

hipoteca2

Solo el 7,5 % de los españoles se decantan por hipotecas a plazo fijo (Foto: www.idealista.com)

Entre las más destacadas encontramos la ‘Hipoteca Fija’ de Bankinter, que dependiendo de sí el plazo de amortización se realiza a 10, 15 o 20 años tiene un interés fijo del 2,05 %, del 2,40 % o del 2,75%, respectivamente.

Con un interés del 2’50 %, los clientes pueden optar por las hipotecas a plazo fijo de Bankoa, Kutxabank y CajaSur, mientras que la Hipoteca HI-FI de Caixa Guissona aplica un interés fijo del 2,80%, si el plazo es de 10 años, y del 3,30%, para 20 años.

Otra amplia oferta de estos modelos hipotecarios la encontramos en el Banco Sabadell. La entidad bancaria catalana cuenta con la Hipoteca Fija Premium, que con un plazo de amortización de 20 años presenta un interés fijo del 2,90 %, y la Hipoteca Fija, con un tipo fijo del 3,25% a un plazo de 30 años.

¿Qué requisitos van a exigirnos?

Una vez el cliente se haya decantado por el modelo hipotecario a plazo fijo, los requisitos que se exigen por parte de las entidades bancarias suelen variar poco respecto a las condiciones requeridas para los créditos variables, siendo primordial contar con una estabilidad y unos ingresos periódicos justificados; que el nivel de endeudamiento incluyendo la hipoteca no supere el 30 % de los ingresos; y una aportación mínima del 20 % del valor de compra-venta del inmueble.

La domiciliación de una nómina y recibos del hogar; la contratación de tarjetas de crédito o débito; o suscribir algún seguro, como planes de vida, hogar o pensiones, son algunas de las vinculaciones con la entidad bancaria que nos permitirán obtener un mejor interés a la hora de negociar las condiciones. Además, los bancos pueden incluir una comisión de apertura, que puede oscilar entre el 0,25 % y el 1,25 %.