Saltar al contenido

Malos hábitos financieros

15 octubre, 2015

calcularahorro

 

En muchas ocasiones, cuando no podemos ahorrar o no llegamos a fin de mes, podemos encontrar el origen de nuestros problemas económicos en algunos malos hábitos financieros, que nos pueden incluso llevar a contraer deudas.

Una buena planificación del presupuesto mensual que manejamos es fundamental para no caer en estos malos hábitos financieros, y poder así conocer al detalle los límites en los que nos podemos mover, conociendo todos los gastos mensuales fijos y la parte sobrante, que se puede destinar al ahorro.

Además tenemos que tener en cuenta los posibles imprevistos que pueden surgirnos, ya que si no tenemos capacidad de ahorrar, será complicado hacerles frente, algo que en ocasiones nos lleva a solicitar préstamos rápidos que nos ofrecen importantes cantidades de dinero, en poco tiempo, aunque no debemos olvidar que ese tipo de préstamos no debemos tomarlos como una herramienta financiera habitual, ya que los intereses que nos cobran son muy elevados, y el plazo de tiempo para la devolución suele ser bastante corto, por lo que si entramos en un bucle de préstamos rápidos, podemos generar un problema mayor.

 

Los malos hábitos financieros más comunes

Podemos encontrar diferentes malos hábitos financieros que nos lleven a una situación económica complicada. Es muy importante pararse a pensar qué es lo que estamos haciendo mal y cómo podemos solucionarlo antes de que el problema sea mayor. Podemos resumir los malos hábitos financieros más comunes en tres puntos principales:

  1. El principal error es que nuestros gastos superen a nuestros ingresos. Lo que debemos tener en cuenta es que nuestra deuda nunca debe superar el 36% de los ingresos que tenemos, ya que de superar ese porcentaje, nos veríamos en una situación en la que las posibilidades de ahorro serían muy difíciles.savings-891347_1920
  2. Otro problema bastante común es tener una cuota hipotecaria muy alta, tanto que a veces supera el 28% de los ingresos, por lo que es muy complicado pagarla, y quizá te interese cambiar la hipoteca de banco. Sobre el tema de las hipotecas debemos tener en cuenta que hay variables como el Euribor que al cambiar cada mes han llegado a alcanzar cifras muy altas.
  3. Por otro lado, uno de los malos hábitos financieros que está siendo una de las principales causas de impagos en la actualidad, son las compras impulsivas. Debemos tener cuidado con lo que nos gastamos, ya que si pretendemos ahorrar, hay que meditar con detenimiento si la compra que vamos a realizar es necesaria o no.

 

Cómo evitar los malos hábitos financieros

Cuando tu situación económica te lo permite, puedes comprar de forma impulsiva, o gastar el dinero pensando sólo en el día a día sin preocuparte de lo que puede pasar mañana, si tienes un buen colchón que cubra tus espaldas en caso de necesidad, te puedes permitir ciertos lujos.

No obstante, derrochar no es bueno y en cualquier caso, los malos hábitos financieros nos pueden generar problemas.

Para evitar esos malos hábitos tenemos que tener en cuenta varios factores, por ejemplo, el más importante sería cuanto dinero ingresamos al mes y cuantos gastos fijos generamos. Es una regla muy básica que nos ayuda a detectar si vivimos por encima de nuestras posibilidades o si podemos ahorrar algo de dinero cada mes. Vamos a verlo con más detalle:

  • No vivas por encima de tus posibilidades: es algo que por desgracia hemos visto con cierta frecuencia, sobre todo como consecuencia de la crisis financiera en la que nos hemos visto, ya que al tener unos ingresos medios buenos se contraían deudas asumibles, pero al descender esos ingresos medios como consecuencia de la crisis, las deudas ya no son tan asumibles. En este caso debes plantearte tus finanzas, pararte a pensar en cuáles son los ingresos de los que dispones, cuáles son las deudas contraídas que debes asumir como gasto mensual, y cuales son los gastos prescindibles. Por ejemplo muchas veces el ahorro está en las pequeñas cosas como evitar el gasto de un paquete de canales de televisión más amplio.comprasimpulsivas
  • Hazte un presupuesto: debes conocer al céntimo cuales son tus ingresos y cuales son tus gastos fijos. De este modo podrás conocer cuales son los escapes por los que pierdes el dinero, y dónde estás cometiendo malos hábitos. Ponle solución de inmediato y podrás comenzar a ahorrar. Por ejemplo en ocasiones cuando compramos algún artículo lo pagamos en cómodos plazos, ya que el pago mensual es casi inapreciable dentro de nuestro presupuesto, pero si miramos bien las condiciones, muchas veces los intereses que nos cobran son tan altos que aplazar no compensa. Si puedes, ahorra para pagar el artículo al contado, sin plazos, y si no puedes, intenta negociar esos plazos para que el interés que te cobren sea el mínimo imprescindible. Hay entidades financieras que ofrecen el pago aplazado, incluso de recibos domésticos como luz, agua, comunidad, etc., pero debemos tener siempre cuidado porque puede ser más difícil asumir el gasto aplazado.
  • Procura no utilizar tu tarjeta de crédito: este es uno de los malos hábitos financieros más comunes, ya que asumimos que podemos comprar algo, pero en realidad estamos pagando con un dinero que no tenemos, al que se le añadirán unos intereses por el pago a crédito, y que tendremos que pagar en muy poco tiempo. Es mejor esperar y ahorrar para poder comprar el artículo que necesitamos, que tener que pagar un mes después un importe superior por ese artículo. Por ejemplo entras en una óptica y tienen una oferta increíble en unas gafas de sol, pero las tienes que comprar ese día porque la oferta caduca. Ten en cuenta cual será el interés que te va a generar comprar a crédito esas gafas, porque a lo mejor, no te compensa el ahorro de la oferta tanto como crees.
  • Evita las compras impulsivas: ya lo hemos mencionado antes, y es que es uno de los malos hábitos principales. Hay que evitar los pagos aplazados, el uso de las tarjetas de crédito y las compras impulsivas, aunque las pagues en efectivo, ya que ese dinero, quizá lo necesites para algo que realmente sí necesites. Piensa antes de lanzarte al vacío de las compras impulsivas de artículos, que muchas veces ni siquiera utilizas. Imagina que pasas por un gimnasio y ves una oferta perfecta, por menos de 20 euros al mes puedes ir todo lo que quieras, etc., pero si al final no vas al gimnasio, ¿para qué te sirve gastarte 20 euros todos los meses? O por ejemplo, vas de compras con la idea de comprar algo concreto y vuelves con muchos más artículos porque los precios eran fantásticos ¿realmente era necesario?. Intenta salir de casa con una idea fija en la cabeza y no te salgas del presupuesto previsto.piggy-bank-970340_1920
  • Intenta ahorrar: te ayudará a asumir los pagos imprevistos que siempre surgen, y como son imprevistos, aparecen cuando menos te lo esperas. Lo ideal sería ahorrar cada mes entre un 5% y un 10% de tu sueldo, así, poco a poco, podrás ir haciéndote una pequeña bolsa de ahorro para este tipo de casos. Si vives al día, y te surge un imprevisto tendrás que pedir dinero prestado.
  • Evita los gastos innecesarios: otro de los malos hábitos financieros lo encontramos cuando con realizamos muchos pequeños gastos, ya que pueden hacer un gran gasto. Por ejemplo un café diario, ir al cine, comer por ahí, salir a tomar algo, etc., son gastos que de forma individual son pequeños pero que si los juntamos todos se nos puede formar una gran bola. Ten en cuenta que no debes gastar más del 15% de tu sueldo en ocio, si no quieres entrar en problemas financieros.

Todos estos consejos te pueden ayudar a conseguir una economía doméstica más saneada, que te permita llegar a fin de mes sin tener que pedir dinero prestado ni caer en deudas mayores.