1 octubre, 2021

Punto de equilibrio en finanzas

Por redactor

¿Qué es el punto de equilibrio en Finanzas?

El punto de equilibrio económico es una de las herramientas fundamentales en la gestión y control de los negocios de una empresa.

El punto de equilibrio representa el mínimo de facturación necesario para cubrir todos los costos fijos y variables sin que exista perjuicio.

Ese equilibrio se produce cuando las ventas se igualan al valor de los costos, más las expensas.

Esto quiere decir que el rendimiento de la empresa se alcanza cuando se logra el punto de equilibrio, que es cuando los ingresos son iguales a los costos, sin ganancia ni pérdida.

Éste viene siendo un punto de partida, donde las empresas logran mayor confianza en sus productos y servicios.

Al mismo tiempo, le permite al empresario evaluar la rentabilidad del negocio para saber cuánto necesita vender para obtener ganancias.

Entonces, la importancia del punto de equilibrio se debe a que se trata de una de las herramientas estratégicas relevantes para determinar el tipo de solvencia o rentabilidad de un negocio, pues los analistas sostienen que sólo cuando se alcanza el equilibrio la empresa comienza a tener ganancias.

 

punto equilibrio finanzas calcular

 

¿Cómo se calcula el punto de equilibrio económico?

Para calcularlo, se debe conocer el margen de contribución, representado en el pago de los costos y gastos fijos de la empresa, teniendo en cuenta las ventas y los gastos comerciales producto de las ventas.

Los gastos fijos o gastos generales son los que no varían mucho en el transcurso de los meses, e incluyen la renta, seguros, servicios públicos, entre otros.

Por ejemplo, una empresa vende sus productos a 50€ con un costo variable de 25€ y un costo fijo de 5.000€.

El cálculo sería 5.000€ dividido entre la resta de 50€ – 25€, es decir, 25€.

Así las cosas, tenemos que: 5.000€/25= 200.

Lo cual quiere decir que la empresa debería vender 200 unidades del producto a 50€ para alcanzar el punto de equilibrio económico.

Lo único que se necesita para lograrlo es conocer cuáles son sus gastos fijos y sus ingresos por ventas.

A partir de esa cantidad la empresa tendría beneficios; de lo contrario, arrastraría pérdidas.

¿Qué hacer y qué no hacer en busca del punto de equilibrio?

Existen algunas orientaciones que los expertos sugieren a los empresarios para alcanzar este cometido, entre ellas las siguientes:

  • Conocer los costos fijos, los costos variables y los márgenes de contribución.
  • Mantener una sana gestión financiera de la empresa.
  • Calcular el margen de venta sobre la base de los costos, analizado en función del mercado.

Por otra parte, hay otra serie de cosas que no debemos hacer si queremos tener éxito, como éstas:

  • Ofrecer descuentos volátiles sin tener en consideración el peso que tendrán en el desempeño general de la empresa.
  • No tomar en cuenta el punto de equilibrio al tomar decisiones en el corto plazo.
  • Adoptar decisiones desconociendo la realidad de los hechos, basándonos sólo en la emoción del momento.
  • Establecer los precios de productos y servicios por encima de los costos existentes.
  • Y lo que es peor, no tener un control exacto de los costos de la empresa.

 

calcular punto equilibrio finanzas

 

En general, son cinco los factores que debemos tomar en cuenta como elementos fundamentales para obtener el resultado en valor monetario y en unidades.

  • Estos elementos son, primero, el precio de ventas unitarias de los productos finales.
  • Otro factor son los costos fijos, que no tienen cambio en el transcurso de los meses, sino que mantienen el mismo valor, independientemente del valor de la facturación, como el valor del inmueble, la renta mensual o el coste de electricidad.
  • Otro de los factores son los costos variables, que, como se indica, variarán según el valor de fracturación, manteniendo una relación directa con el volumen de ventas. Esto quiere decir que, si suben las ventas, los costos variables seguirán ese mismo camino, como es el caso de las comisiones de los empleados, los derechos y regalías, los impuestos, la materia prima y la mano de obra.
  • El cuarto factor será el costo variable unitario, que obtendremos de los costos variables ya mencionados divididos entre el número de unidades vendidas o los servicios prestados en tiempo determinado.
  • Y, finalmente, tendremos los costos totales, resultado de la suma de los costos variables y los costos fijos. La importancia de este factor es que, conociendo los costos totales, podemos calcular con mayor facilidad el punto de equilibrio, pues, como hemos descrito antes, éste se establecerá cuando los ingresos de la empresa sean iguales a la totalidad de los costos.

¿Cuáles son las variaciones del punto de equilibrio?

Las variaciones del punto de equilibrio son tres, cuyo cálculo realizaremos tomando en cuenta los datos contables o gerenciales, sobre la base de la información disponible, recordando, eso sí, el concepto de margen de contribución que es esencial para el cálculo de estas variaciones.

Entonces tenemos que las variaciones son:

Punto de equilibrio contable

Es el método más común, mediante el cual se muestra la cantidad de ventas que se requieren para que su beneficio sea cero, pues cualquier cantidad por debajo de ese valor será inaceptable por representar un perjuicio para su negocio.

Punto de equilibrio financiero

Es conocido como punto de equilibrio de caja y no toma en cuenta la depreciación y la amortización.

Esos factores, aunque disminuyen el beneficio contable, no representan la salida de caja de la empresa.

El cálculo de este punto lo haremos sin considerar los gastos que no saldrán de la caja, sino mostrando cuánto necesitamos vender para obtener el beneficio cero.

El problema de este camino es que no nos orientará acerca de lo que debemos hacer en el momento en que debamos cambiar las máquinas o equipos, cosa que a veces es necesaria.

Punto de equilibrio económico

En este punto, la idea es determinar la ganancia mínima deseada que representará una remuneración al capital invertido en la compañía.

El cálculo de este punto es menester hacerlo junto con el punto de equilibrio contable, debido a que tienen dos parámetros de análisis financiero comunes, es decir, vender para no tener pérdidas y cuánto debemos vender para obtener ganancias.