5 noviembre, 2020

Calculadora cláusula suelo, ¿cómo sé lo que me debe el banco?

Por Rocío Fernández

¿Has estado pagando demás por tu hipoteca? ¿El dinero acordado con el banco no corresponde? La calculadora cláusula suelo puede ayudarte con esas preguntas que tienes acerca del impuesto que ahora mismo está saturando a todos. En OCU han puesto una donde, por apartados, podrás enterarte de aquello que la caja te debe pero que tú hasta ahora mismo, ni siquiera lo sabías. Con calma y exponiendo todos los detalles, seguro que pronto consigues el cometido.

¿Qué es la cláusula suelo?

Tenemos la calculadora cláusula suelo pero todavía no sabemos bien qué quiere decir el concepto y cómo nos afecta. Por definición es el apartado que determina el interés mínimo de una hipoteca variable. Antes de la crisis fueron muchas las entidades bancarias que al dar la autorización para la compra del inmueble ya contaban con una con valor mínimo del 3%. Con ello, en el momento en que el Euribor empezó a caer, a las casas se les aplicó un tipo mínimo.

Aquella utopía en la que al principio parecía que estábamos ante algo que nos iba a beneficiar, se convirtió en una espiral de deudas para personas de referencia baja. Hablamos de una cláusula que limita la bajada de intereses y esto, cuando no puedes afrontar los pagos es un problema real que ha afectado a cantidad de familias. Con un apartado que está pisando el hecho de que puedas beneficiarte de la bajada del famoso Euribor, ¿cómo vas a encontrar una ventaja?

¿Cómo puedo reclamar la cláusula suelo?

Ahora que sabes lo que significa el concepto y que la calculadora cláusula suelo te ha iluminado las ideas, llega el momento de saber cómo puedes reclamarla y recuperar ese dinero que siempre fue tuyo. En primer lugar es importante que miremos cuál fue el contrato que firmamos con el banco porque de éste dependerá que todo vaya a nuestro favor o de lo contrario no podamos hacer nada. Sabido esto, existen dos vías posibles para ello:

Vía extrajudicial

Gracias al Real Decreto ley 1/2017, desde enero de 2017 podemos reclamar desde el banco con el que nos hipotecamos, el dinero que se nos debe por la cláusula suelo que tantos dolores no ha costado. Acudiendo al servicio de atención al cliente y pidiendo cita con uno de los directivos, sabremos de nuestra situación y qué es lo que podemos hacer al respecto. Si la entidad acepta el trámite por lo general, hace un cálculo y la oferta al cliente para que le llegue la cantidad en mano.

En cualquier caso, también se nos puede hacer una oferta alternativa: bajar el capital de la hipoteca pendiente, invertir el dinero en algo que nos haga ahorrar de cara a la jubilación, etc. Si prefieres esto la banca te lo dará encantada pero, si lo que quieres es la cantidad pactada, no tardará en llegarte a tu número de cuenta más de tres meses. Es importante anotar que, a pesar de haberse reconocido el fallo, no todas las familias podrán acceder a ello.

Vía judicial

Si después de usar la calculadora cláusula suelo ves que la cantidad es alta y prefieres “enfrentarte al banco” tenemos la vía judicial. Desde un juzgado especializado ponemos la denuncia y vamos mirando los trámites. Dependiendo de si lo hacemos por un despacho de abogados o por un servicio jurídico habrá que abonar X dinero (algo que, si nos sale bien la jugada y ganamos, terminará pagando la entidad) El plazo para reclamar es algo que no corre de nuestra mano sino de la de los juristas.

Aunque son muchas las personas que han denunciado por este método, la primera recomendación es hacerlo desde el anterior. Por vía judicial, además de ser mucho más lento, quizás las cosas no te salgan bien. El banco, consciente de cómo ha afectado esta cláusula a miles de familias, puede dar su brazo a torcer antes de lo que piensas. Teniendo en cuenta esto, quizás sea mejor que valores las opciones y en base a ello interpongas (o no) dicha querella.

¿Cómo puedo saber si el banco me aplica la cláusula suelo?

Hasta que en 2017 no hubo un destape general de lo que era (y no) la cláusula suelo, nadie se había planteado que el banco estaba cobrando un impuesto más agregado. Aunque esta aplicación no es ilegal, cuando se estudió el Euribor de cerca fueron muchas las familias que se quejaron y a partir de esta colectividad, llegaron los acuerdos y soluciones. Si tienes dudas acerca del interés mínimo y si eres uno de los muchos afectados que hay, a continuación te dejamos algunas pistas:

  • Horquilla de interés
  • Límite a la variabilidad
  • Suelo
  • Limitaciones a la baja del tipo de interés
  • Acotación mínima de interés
  • Túnel de interés real

En el contrato hipotecario, si lees alguno de estos términos, lo más probable es que vayas a ser víctima de la cláusula y esto, ahora que va más controlado, es lo que tenemos que evitar. En realidad cuando llegamos a este punto nos damos cuenta de la importancia que tiene lo que se haya firmado con la entidad y es por eso que no debemos tomarnos las cosas a la ligera. Si dudas acerca de lo que pone en el papel con el bolígrafo en la mano, nuestra recomendación es que busques asesoramiento especializado en el tema. ¡Solo así sabrás la verdad!

Eliminar la cláusula suelo, ¿una misión imposible?

Cuando escuchamos hablar de la calculadora cláusula suelo pensamos en la manera en la que podemos eliminar este interés mínimo. Ahora que todo está más masticado y que vamos con mayor propiedad, lo mejor es hablar con el banco cara a cara. Si no estás seguro de si está agregada o no, lo mejor es mirar el contrato (busca algo como préstamo hipotecario) y a partir de aquí expones la situación. Es importante conocer la escritura y, si tú no entiendes algún paso, necesario que sea la banca quien lo explique.

Llegar a un acuerdo con la entidad es la mejor solución que podemos dar a este problema pero, en caso de que no la tengamos, sí que habrá que presentarse en los juzgados. En cualquier caso, tirar de hojas de reclamaciones a la caja, citarse con organizaciones de consumo e incluso ir al Banco de España y presentar una queja son recursos que no debemos obviar. Una vez hecho todo esto sin suerte, tramitaremos las denuncias correspondientes y haremos lo posible por conseguir el objetivo.

La calculadora cláusula suelo no miente. A lo largo de este tiempo se han visto devoluciones mínimas de 6.000€ mientras que aquellos que llevan más años con el contrato pueden superar los 20.000€. Si miramos hacia el dinero nos daremos cuenta de que no es ninguna tontería pero si lo pensamos por orgullo moral o la idea de “sentirnos estafados” tampoco es algo descabellado. Sea por lo que sea, si crees que en tu contrato no se cumple con lo establecido, ¿a qué esperas para poner remedio?