6 noviembre, 2020

Préstamos para autónomos, ¿cuáles son mis opciones?

Por Rocío Fernández

Los préstamos para autónomos son una forma de hacer frente a los pagos pendientes. Un trabajador por cuenta propia puede necesitar de cierto dinero para seguir adelante con su actividad profesional y es en este momento donde tiene que entrar el banco. Son diferentes los planes que tienen las entidades para que las personas que tiran de un negocio cuenten con determinada ayuda pero, ¿sabemos qué es lo que tenemos que hacer ante esta urgencia?

¿Cuáles son los requisitos para solicitar préstamos para autónomos?

Tener una empresa o ser trabajador por cuenta propia no significa que ya podamos solicitar préstamos para autónomos y podamos invertir en cualquier cosa que queramos. Las entidades bancarias, para que tú no tengas que preocuparte por esos pagos a realizar, disponen de una serie de planes para los que nosotros debemos cumplir con determinados requisitos. A continuación, para los que siguen un poco perdidos en este sentido, os dejamos con ellos:

  • Plan de negocio
  • Facturas y/o presupuesto de la inversión a realizar
  • La declaración a Hacienda de los últimos tres años (con resúmenes anuales del IVA e IRPF)
  • Último pago de la Seguridad Social
  • Ingresos justificados
  • Declaración trimestral a Hacienda del año en curso
  • Fotocopia del alta como autónomo

Tipos de préstamos para autónomos, ¿qué opciones tengo?

No todos los préstamos para autónomos son iguales. Dependiendo de la entidad a la que se lo pidamos, el tipo de trabajo que tengamos o lo que paguemos a la Seguridad Social, podremos hacernos con unas cantidades u otras a devolver en cómodos plazos. Con todas las garantías que nos hacen falta para decir sí, solo debemos mirar cuáles son las condiciones para hacernos con ese que mejor funciona. A continuación, te dejamos con las alternativas:

Crédito para autónomos

Hechos en exclusiva para los trabajadores por cuenta propia, el crédito para autónomos lo puede solicitar cualquier persona que esté dado de alta como tal y necesite de un empujón económico para sus proyectos. Las entidades financieras, que saben cómo puede caer la economía de alguien que tiene que hacer frente a todos sus gastos, ponen este plan especial para que en el momento que haga falta tengamos de dónde echar mano a una cantidad estable.

Préstamos personales

Los préstamos personales también están disponibles para los autónomos. Al tratarse de una persona física que recibe ingresos de forma regular puede acceder a todas las ventajas de crédito que este ofrece. De la misma forma que cualquier otro cliente del banco, si la persona considera que éste es el que reúne las mejores condiciones para él/ella no habrá ningún problema en ponerlo a su disposición. Con la opción de poner como aval su propio negocio todo se le hará mucho más fácil.

Créditos rápidos

Un autónomo puede tirar de créditos rápidos para dar solvencia a su negocio. Si bien las condiciones no suelen ser tan atractivas como esas que vemos en los bancos, sí que nos pueden servir de ayuda en un momento determinado. Con la ventaja de que piden menos requisitos a la hora de hacer la solicitud, algunos trabajadores por cuenta propia se sienten mucho más seguros al hacerse con ellos. En cualquier caso, es bueno vigilar las condiciones de cerca porque solo así sabremos si están hechos para nosotros.

Minipréstamos 

Caracterizados por cantidades pequeñas de dinero (la mayoría no te dan más de 600€) nos encontramos ante una alternativa que gusta a casi todos los trabajadores por cuenta propia que requieren de una cantidad al instante. Gracias a su inmediatez y a que casi nunca tenemos que firmar papeles o esperar aprobaciones diversas, su demanda creció bastante en los últimos años. En cualquier caso, una vez más, decimos que es importante leer las condiciones puesto que los intereses nos pueden pasar factura.

Tarjetas de crédito

¿Pensabas que las tarjetas de crédito no servían como préstamos para autónomos? Existen modelos exclusivos para los trabajadores por cuenta propia y esto, cuando no disponemos de saldo, se vuelve un alivio para aquellos que están hasta el cuello. De hecho, algunas de ellas las podemos solicitar sin cambiar de banco (en el caso de que no te convenzan las que te ofrece el tuyo) y es que para los que no quieren complicarse con las opciones tradicionales, siempre estará esta.

¿Merece la pena pedir préstamos para autónomos?

Cuando nos hace falta el dinero pensamos en cualquiera de las alternativas que hay para hacernos con él. Si bien lo importante es trabajar hasta conseguir los ingresos estimados, esto no siempre es posible. Los trabajadores por cuenta propia saben mejor que nadie lo que cuesta reunir las cantidades que necesitan para esos proyectos que todavía no han cogido forma y es por eso que los bancos o entidades financieras se ponen a tu disposición.

Siempre que tengas una idea que quieras llevar a cabo y para la que no cuentas con el capital, un préstamo sirve de ayuda real para hacerte con esas monedas que te hacen falta. Por otro lado, cuando debemos cantidades que ya no pueden esperar a terceros también es importante que pensemos en cómo podemos hacerlo para ganar lo que nos hace falta. Para todo lo demás, si no hay urgencia real nuestro consejo es que lo pienses detenidamente.

Los préstamos para autónomos, como cualquier otro crédito que se dé, deben devolverse en un periodo de tiempo más o menos corto y esto es lo que tenemos que mirar cuando nos lanzamos a hacernos con uno. Si lo necesitamos realmente y simplemente queremos probar para tener algo más de dinero, lo ideal es que te alejes de ellos. Por otra parte, en el caso de que no te creas capaz de hacer frente a la deuda posterior también sería buena idea que lo olvidases. ¿En qué caso te encuentras tú?