9 noviembre, 2020

Financiación empresas, ¿cómo consigo el dinero que necesito?

Por Rocío Fernández

Conseguir un préstamo para tu negocio no es lo mismo que hacerlo para un particular. La financiación empresas, además de contar con particularidades bastante diferentes, resulta mucho más complicada a la hora de una aceptación. En cualquier caso, son muchas las personas que la han solicitado para tiempo más tarde tenerla en su cuenta de banco y poder disfrutar de las múltiples ventajas que ofrece. ¿Te gustaría saber cuáles son tus alternativas?

Características de financiación empresas, ¿qué hay que tener en cuenta?

Cada entidad va a presentar un modelo de financiación para empresas diferente al anterior. Dependiendo del contrato que se haya firmado con la empresa deberemos atender a unas cuestiones u otras que siempre hay que dejar claras antes de empezar. Desde el tipo de crédito que se ha pedido hasta la manera en la que te lo van a ingresar son aspectos que la firma tiene en cuenta no obstante, existen determinados puntos comunes que sirven como base:

Cantidad

La cantidad de dinero que la entidad nos deja como préstamo dependerá mucho del uso que le vayamos a dar. Las monedas, justificadas por ese proyecto que tenemos entre manos, puede no quedar tan claro para quien te está ofreciendo dicha cantidad. Si bien algunos negocios dan con lo que necesitan rápidamente, existen otros que no lo tienen tan fácil y en esto es en lo que hay que trabajar. La complejidad de decir hacia dónde va el crédito es el reto al que nos enfrentamos.

Coste

El coste medio de este tipo de préstamos ha llegado hasta el 2,73% TAE. De acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España (este noviembre de 2020) esto es lo que se puede decir hasta la fecha. En cualquier caso, nos encontramos ante el punto más variable de todas las características y de alguna forma siempre andamos con bajadas y subidas que pronto se justifican. También es importante saber que este número variará dependiendo de la actividad de la empresa y el desarrollo que tenga.

Finalidad

Podemos justificar diferentes fines para que nos den la financiación empresas. La inversión para hacer crecer nuestro negocio o el hecho de expandir ese nuevo producto fuera de nuestras fronteras podrían servir como ejemplo (otros también hacen uso de éste para pagar deudas o liquidar a proveedores) En este punto es importante que seamos sinceros puesto que la entidad podría pedirte una cita donde diga para qué has utilizado el dinero. ¿Quieres que te pille la mentira?

Plazo

Todo préstamo que nos hagan debemos devolverlo antes o después. Cuando se trata de empresas el periodo va desde los tres meses hasta los cuarenta y ocho de media. Una vez más, dependiendo de cuál sea la entidad con la que lo hayas contratado o el fin para el que solicitaste el dinero vamos a disponer de más o menos tiempo para el cometido. Debemos ser siempre sinceros pero sobre todo hacer cuentas antes de empezar a llamar para créditos que igual, no podemos traer de vuelta.

Vinculación

Los préstamos empresas vienen sujetos a la vinculación. Cualquiera que tenga relación con entidades bancarias mantiene nexo de unión con diferentes productos o servicios que la entidad en sí luego querrá poner a nuestra disposición. Seguros, equipamiento para el negocio o algún material que nos sirva para futuros proyectos es lo que más se suele negociar. La idea es que tú, que has pedido dinero al banco, estés sujeto de tal forma que no vayas a escapar de la devolución.

Carencia

El periodo en el que se para la financiación empresas se conoce como carencia. Aquí no estamos obligados a pagar durante unos meses (que no quiere decir que no lo hagamos más adelante) y el banco nos da como un pequeño respiro para reunir las cantidades que nos hacen falta a fin de hacer frente a las deudas. Esto, cuando estamos esperando un dinero X por parte de la entidad, nos viene muy bien si lo que queremos es sacar determinados beneficios a largo plazo.

Tiempo de ingreso

Pedir dinero al banco no es hacerlo a una firma de préstamos rápidos. En ocasiones, nuestra entidad puede tardar hasta tres meses en hacer llegar la cantidad que hemos solicitado y, si se trata de algo que no puede esperar, debemos tener esto muy en cuenta. Conocer los tiempos de concesión de un prestamista resulta fundamental para no engañarnos y ser conscientes en todo momento de lo que tenemos delante. Si la idea es hacer las cosas bien, tenemos que empezar por aquí, ¿no crees?

Reembolso

El reembolso es una realidad en cualquier tipo de préstamo. No importa cuál sea su índole, la cantidad solicitada o para qué lo vayamos a usar llegado el momento, siempre que hayas hecho una petición de dinero debes tener en cuenta que vas a devolverlo. Esto, que suele ser uno de los problemas más comunes a la hora de presentar la solicitud, tiene que ser tu primer mandamiento cuando se trate de pensar en esa cantidad que barajas para echar adelante tu negocio.

Tipos de financiación empresas, ¿qué es lo que tengo en el mercado?

No toda financiación empresas es igual. De la misma manera que hemos visto características muy diferentes según el modelo de contrato que hagamos con la banca, también es bueno atender a esos modelos que se adaptan según lo que tú vengas necesitando. A fin de ofrecer una buena alternativa para cualquier proyecto que lo requiera, son muchas las alternativas que ahora tenemos en el mercado. A continuación, para que no te pierdas ningún detalle, te dejamos con ellos:

Préstamos lineales

Los préstamos lineales sirven para todo tipo de empresas. Destacados para los de nueva creación, siempre que necesitemos de capital con todas las garantías que debe tener una entidad al uso podemos solicitar estos de aquí y es que está fijado para aquellos negocios que vienen con una idea queriendo lanzarla a cualquier parte del mundo. Autónomos, star-up y emprendedores se han hecho con alguno de ellos gracias a su facilidad de contratación y a lo bien que funcionan.

Líneas de crédito

Junto con los préstamos lineales, las líneas de crédito son las que mayor éxito tienen. Desde aquí una compañía financiera pone a nuestra disposición una cantidad de dinero X por tiempo limitado y la idea es que usemos la misma para esos proyectos que hay pendientes o las deudas que todavía no nos dio lugar a pagar. También usado por autónomos, emprendedores y empresas de nueva creación, resulta sencillo gracias a la disposición de las monedas y billetes que se hace justo cuando el trabajador por cuenta propia lo requiere.

Líneas ICO

Con la idea de promover financiación empresas, las líneas ICO salieron al mercado respondiendo a la caída de los bancos. Durante los años de recesión fue muy complicado que cualquier entidad se pusiera de parte de aquellos que lo necesitaban y, como siempre hay proyectos en los que invertir o deudas a las que hacer frente. Aprovechando este pequeño tirón, se abrió una senda de oportunidades desde la que dar crédito a esa persona que le hacía falta. En cualquier caso es importante saber que este tipo de cuentas está desapareciendo paulatinamente y se le dan poco más de tres años para su extinción.

Línea ENISA

Destinada a jóvenes emprendedores, la línea ENISA ha sabido cómo abrirse hueco en un mercado en el cada vez hay mayor competencia y más opciones con las que quedarnos. Con presupuestos hechos a medida de quienes lo necesitan, nos encontramos ante una entidad que da a los afortunados hasta el 50% de lo que necesitan para lanzar su proyecto. Ante la caída de las líneas ICO, estas han subido como la espuma y hoy son algunas de las más demandadas.

Factoring

El factoring permite anticipar el dinero para pagar las facturas o cualquier tipo de papel comercial. El servicio, perfecto para esas empresas que quieren despreocuparse de las tareas de abono a tiempo, se ha hecho bastante popular en España gracias a lo mucho que se ha usado en el resto de Europa con la mejor de las rentabilidades. Equipado con todo lo que nos hace falta para quitar trabajo de encima, también vale a título de no tener dinero suficiente y tirar de aquello que el crédito nos pone a disposición.

Crowlending

Conocido también como préstamos P2B, el crowlending es una forma de inversión que resulta muy interesante para los nuevos proyectos que se quieren poner en marcha pero no disponen de capital. A modo de financiación empresas, un grupo con dinero mira cuáles son las aventuras que se cuecen en el mercado y apuestan por la que más les gusta. A pesar de que es algo complicado, podemos dar con cantidades de hasta 100.000€ para nuestro uso y disfrute. ¿No es sencillamente genial?

Confirming

El confirming es lo contrario al factoring. Si somos proveedores podremos cobrar un pedido antes de entregarlo para así contar con el dinero que vale y no llevarnos sorpresas más adelante. Ante morosidad continuada de algunos negocios, quien lleva la mercancía quería asegurarse de que no iba a perder o tardar meses en recibir el dinero. Con muy buenas garantías nos encontramos ante un método que funciona y que nos ha dado grandes referencias.

Descuentos de pagarés

Una forma de financiación que está dando otra vuelta de tuerca a los negocios es el descuento de pagarés. Aunque se lleva usando algunos años, ahora cobró más fuerza que nunca gracias a la cantidad de ventajas que ofrece. Restando dinero de otras cuotas que se deben cobrar, podemos disfrutar de una cantidad X para cualquier otra cosa que tengamos pendiente o ir acumulando a razón de lo que después hay que abonar al resto del mes. ¿Lo has usado alguna vez?

Financiación empresas, ¿qué condiciones debo reunir?

Ahora que sabemos todas las opciones que tenemos para dar con financiación empresas y sacar adelante nuestros proyectos, lo siguiente que debemos tener en cuenta son las condiciones que se nos ponen para ello. A pesar de lo que podamos pensar (y viendo todas las alternativas que hay) lo cierto es que no es tan sencillo hacerse con uno de estos créditos. ¿Qué es lo que debemos demostrar para conseguir las monedas precisas? Para aquellos que todavía dudan sobre el tema, os dejamos con todo lo referido:

Registro nacional

Para acceder a los préstamos para empresas nuestro negocio tiene que estar registrado en España. Si los productos que ofrecen las entidades nacionales están regidos por las leyes del territorio necesitamos justificar que nos encontramos sobre este suelo. Con ajuste real al mercado financiero que leemos, resulta fundamental que nos hagamos con el papeleo preciso para decir que la sucursal opera desde nuestro sitio o de lo contrario cualquier tipo de crédito nos será denegado.

Ingresos anuales

Los préstamos siempre se devuelven. Poco importa para qué quieras el dinero o cómo justifiques que te hace falta puesto que la entidad tiene muy claro que acabarás entregando hasta el último centavo. Desde esta perspectiva, los ingresos anuales a la hora de pedir financiación empresas se hacen fundamentales porque solo así demostraremos el tipo de solvencia del que disfrutamos. En ocasiones también nos pueden pedir el histórico a título de ver cómo hemos estado estos años y cuál es el problema que nos llegó.

No estar en el RAI

Una empresa que ha pedido de crédito no puede aparecer en el RAI. Si esta es tu situación, antes de iniciar cualquier proceso de solicitud debes salir de la lista de morosos para empresas antes de pensar en la posibilidad y es que, de no poder llevarlo a cabo, solo nos queda el préstamo hipotecario que para nada es algo recomendable. Por supuesto, si estamos con impagos otra opción es saldar la deuda que hay pendiente pero nos hemos puesto en el supuesto de que no tengas dinero.

¿Qué documentos necesito para conseguir dicha financiación?

Si después de haber visto todo lo que hace falta para que una entidad te diga sí a la financiación empresas, el último paso es saber cuáles son los papeles que debemos llevar para que esto se haga realidad. Cualquier crédito que se pide a nombre de una persona jurídica (aquella que responde al titular del negocio) necesita que el prestamista vea que no somos una estafa y verdaderamente requerimos de ese capital para el propósito que llevamos a cabo. A continuación, para que lo tengas todo más claro, te dejamos con la documentación:

  • Declaración del IVA del año anterior (y del año en curso)
  • Extracto bancario (si la solicitud de crédito se la mandamos a otro banco)
  • Declaración del IRPF
  • Balance de la facturación de la empresa (siempre actualizado)
  • Justificante de pago de Impuesto de Sociedades

Dependiendo de la entidad a la que se lo pidamos, nos encontraremos con gestiones online o físicas. Ahora, con la digitalización del todo, lo más habitual es que podamos desarrollar cualquier gestión desde casa y a través de un dispositivo móvil pero esto no siempre tiene por qué ser de la manera que presentamos. Son muchas las firmas que siguen pidiendo los papeles a través del mensajero y es por ello que hay que tener en cuenta otras muchas opciones.

La financiación empresas, a pesar de que suele ser compleja para quienes no conocen todos los pasos a seguir, puede ser una buena opción para tu negocio y el tipo de promoción que le quieras dar. La entidad que nos presta el dinero, como ya hemos advertido, puede preguntar cualquier cosa sobre la cantidad o el fin con el que ésta se solicita pero siempre dando libertad y espacio al protagonista. ¿Te atreves a mirar más allá de lo que ahora tienes con tu pequeña tienda?