Préstamos personales

Tenemos la costumbre de llamar préstamos personales a todos los eventos en que alguna entidad facilita dinero a un particular para distintos objetivos, sin embargo, en realidad no en todos los casos debemos catalogar esos eventos con el mismo nombre.

préstamos

Préstamos personales

¿Cuáles son los casos en que el nombre de préstamos personales, si es el correcto? y ¿cuáles son los casos en que no lo es?

Diferencia entre préstamo y crédito

Primero que nada, debemos establecer la diferencia que existe entre un préstamo y un crédito.

Un préstamo es una cantidad de dinero que las instituciones financieras facilitan a un particular, para que este pueda adquirir un bien o un servicio, es decir comprar un coche, realizar un viaje, una boda, etc., en cualquiera de estos casos el prestamista (entidad financiera), entrega físicamente al prestatario (particular), la cantidad de dinero pactada para el fin preestablecido, el prestatario se compromete a devolver dicha cantidad, más los intereses y gastos que se generen en un determinado plazo.

Un crédito es una cantidad de dinero que está a disposición de un particular, pero que no es entregada físicamente al mismo, el dinero está disponible y el particular lo va utilizando en la medida de sus necesidades, incluso puede tenerlo y no usarlo y solamente pagará intereses sobre la parte del crédito que si utilice, el mejor ejemplo es la tarjeta de crédito, la entidad financiera te concede un crédito de 20.000 euros en una tarjeta y tu pagas diversos bienes y servicios con dicha tarjeta por un importe de 4.000 euros, luego entonces solo tendrás que devolver al banco, 4.000 euros más sus interese correspondientes.

Por lo general los intereses de un crédito, son más altos que los intereses de un préstamo, los préstamos son a cierto plazo, el crédito se va pagando conforme se va consumiendo, pudiendo volver a hacer uso del mismo crédito cuando se va pagando.

Tipos de préstamos

Minipréstamos

El primer tipo de préstamo que analizaremos son los llamados minipréstamos o minicréditos, en este caso tenemos a entidades particulares diferentes a las entidades bancarias tradicionales que conceden préstamos por importes muy pequeños, máximo 800 euros, a plazos muy cortos, generalmente un máximo de 30 días.

Estos préstamos, llamados también préstamos rápidos o préstamos urgentes o préstamos en línea, porque pueden ser tramitados de manera muy sencilla sin necesidad de acudir a ninguna entidad, todo a través del Internet, desde la comodidad de tu ordenador, los requisitos para obtener este tipo de préstamos son mínimos y el tiempo de respuesta de las entidades es sumamente rápido.

Los intereses que cobran estas entidades por este tipo de préstamos son exageradamente altos, lo justifican por la rapidez de su trámite y por los mínimos requisitos, pero al no ser préstamos otorgados por las entidades bancarias no podemos catalogarlos como préstamos personales.

Préstamos hipotecarios

Otro tipo de préstamo que si es otorgado por entidades financieras, pero que su finalidad es muy específica, es el préstamo hipotecario, en este caso dicho préstamo se utiliza de manera muy específica para la compra de vivienda o en algunos otros casos para remodelación de la misma, el caso es que este préstamo siempre tendrá este objetivo, en cambio los prestamos personales pueden ser para objetivos muy variados.

Préstamos de estudio

Por otro lado tenemos otros préstamos, también otorgados por las entidades crediticias, pero que tienen también fines muy específicos, me refiero a los préstamos de estudio, los cuales sirven para pagar la matrícula y los gastos de un año específico o de toda una carrera universitaria completa y en algunos casos incluyendo un posgrado o un máster, su especificidad es justamente lo que los diferencia de los préstamos personales.

Préstamos comerciales

Otra clasificación de los préstamos es la de los préstamos comerciales, en este caso como su nombre lo indica, son préstamos otorgados a empresas o entidades comerciales para financiar nuevas adquisiciones o para financiar la propia operación del negocio, son concedidos también por entidades crediticias, pero el universo al que pertenecen es diferente al de los préstamos a particulares.

Préstamos consolidados

Este tipo de préstamos suele solicitarse, cuando tenemos varios préstamos al mismo tiempo, estos préstamos varios pueden ser préstamos personales o no, pero se congregarán en un solo importe que una nueva entidad crediticia nos habrá de proporcionar, para liquidar todas las deudas anteriores y quedar con una sola.

Préstamos de consumo

Finalmente llegamos a los que denominamos préstamos de consumo, realmente son muy parecidos a los préstamos personales, solo que los bienes o servicios que se adquieren con ellos son de un disfrute corto o quizá único, (una boda, un viaje, etc.), por esta característica generalmente sus plazos son más cortos y los préstamos personales adquieren bienes o servicios más duraderos por consiguiente sus plazos son más largos.

préstamos

Préstamos para toda ocasión

En fin, como podrás haber visto a través de este post, siempre hay un tipo de préstamo que podemos solicitar, dependiendo del objetivo que queramos alcanzar con dicho préstamo, sin embargo, nunca está de más que llamemos a cada tipo de préstamo por el nombre que realmente le corresponde.