compraroalquilar Cuando te vas a comprar una casa y compruebas los precios del mercado, de las hipotecas, los intereses, las comisiones, etc., comienzas a plantearte qué será mejor, comprar o alquilar.

Las inmobiliarias cobran entre un 3% y un 5% de media en ciudades como Madrid, algo que se supera con creces en algunos lugares de la costa, por lo que si finalmente compras, y lo haces por medio de una agencia inmobiliaria, debes saber que ese incremento de precio lo pagas tu, ya que si el propietario actual es un poco avispado, habrá subido el importe de su vivienda para no terminar perdiendo dinero por tener que pagar la comisión a la inmobiliaria.

El caso es que en muchas ocasiones esto compensa, porque te ahorras los trámites y el papeleo que tanto miedo dan, sobre todo por la ignorancia ante una gestión que no es precisamente muy habitual, y lo normal es que la realicemos una o dos veces en la vida.

No obstante, es cuestión de informarse un poco antes y decidir si quieres comprar a través de una inmobiliaria o no, si estás dispuesto a pagar una cantidad importante de dinero de más para que ellos te hagan la gestión, la búsqueda y los trámites, o prefieres dedicarte a buscar tu casa ideal tú mismo.

Qué decisión tomar: comprar o alquilar

El tema de los precios es importante, y es que hoy en día puedes encontrar realmente chollos de viviendas en venta, pero aun así, en ocasiones son demasiado caras, y nuestros sueldos no pueden permitirse pagar una entrada lo suficientemente alta como para conseguir la hipoteca correspondiente, con sus intereses y comisiones, y con unas cuotas mensuales apropiadas.quedecisiontomar

Es aquí cuando a todos se nos pasa por la cabeza irnos de alquiler. Pensamos, me voy de alquiler, me ahorro la hipoteca y pago mi cuota mensual, de un modo mucho más asequible.

Los problemas del alquiler se presentan cuando dependes para todo del casero: reparaciones, averías, etc., y si tu casero no es muy atento, tendrás un verdadero problema y te verás obligado a perseguirle para que arregle los daños que tengas en la vivienda.

Por otro lado, si el casero se plantea vender la casa a corto o medio plazo, estarás atado a un tiempo concreto de estancia, lo que no te permitirá asentarte definitivamente.

Parece que si no compras una casa, no tienes un sitio donde establecer tu hogar, pero en realidad al comprar la casa estas adquiriendo un bien a través de un banco, mediante una hipoteca, por lo que la casa no será realmente tuya hasta que no la termines de pagar, y para eso pueden pasar muchos años.

Tanto comprar como alquilar, hoy en día tienen sus pros y sus contras.

Hace años, hasta la década de los 80, lo normal era alquilar, tan normal que nadie se planteaba contratar una hipoteca, pero después las modas cambiaron y todo el mundo se compraba su casita, con una hipoteca cómoda que permitía comprar por valor muy superior al que teníamos ahorrado, con tan solo pagar cada mes una cuota concreta.

Y esto ha sido así hasta el comienzo de la crisis, tras la burbuja inmobiliaria en la que la mayoría compraban sus casas por unos precios desorbitados, y conseguían venderla al poco tiempo por un importe mucho mayor. Esa especulación, ese movimiento de dinero y esos precios nos llevaron, entre otras muchas causas a la crisis que todavía seguimos notando.

Es el momento de decidir: comprar o alquilar

Si te quieres cambiar de barrio, necesitas una casa más grande, si te quieres independizar, etc., debes tener muy claras cuales son las características que buscas en tu nuevo hogar:

  • homeLocalización: si es prioridad absoluta estar en el centro o en los alrededores de tu ciudad, si prefieres una casa con jardín o un piso, etc.
  • Servicios: hospitales, guarderías, colegios, centros de salud, correos, bancos, comercios, …, todo lo que se te ocurra que puedas necesitar, te vendrá bien conocer el terreno antes de comprar o alquilar, y saber si tendrás que necesitar el coche para todo o tendrás todo lo que necesites a mano.
  • Comunicaciones: muy importante saber si tiene buenos servicios de transporte que comuniquen tu zona con el resto de la ciudad, tren, metro, cercanías, líneas de autobuses, y vías de acceso principales.
  • Características de la vivienda: esto depende sobre todo de los gustos y necesidades de cada uno, quizá un matrimonio ya mayor, con los hijos independizados busquen un piso más céntrico y con más servicios, a pesar de sacrificar los metros cuadrados de la vivienda, mientras que unos recién casados, con algún hijo, o la idea de tenerlo, busquen un piso más grande o un chalet, sacrificando la vivienda céntrica por unos servicios más adecuados a sus necesidades de familia.

Es fundamental plantearse todas las dudas, las posibilidades de cada zona y sobre todo tener en cuenta las necesidades que podamos tener en los próximos años antes de decidirnos por una nueva vivienda, ya sea para comprar o alquilar.

Si no tienes claro lo que buscas, o crees que te podría gustar darle un cambio totalmente radical a tu estilo de vida actual de la ciudad, y cambiarte a una casa rural en medio del campo, lo más adecuado es que comiences por el alquiler, y compruebes que realmente te gusta la elección que has tomado. De lo contrario, te verás atado a una hipoteca, en medio del campo, y sin poder echar marcha atrás.ventaalquiler

 

Normalmente en un alquiler no tienes por qué pagar ni cuota correspondiente a la comunidad, ni impuestos, sino que éstos cargos corren por cuenta del propietario, por lo que sólo tendrás que preocuparte de pagar tu cuota mes a mes, es sí, teniendo en cuenta que habrá que hacer un desembolso inicial algo mayor porque muchos propietarios solicitan una fianza que puede ser de un mes o dos.

Por otro lado, si tu idea es la de comprar, en realidad y si necesitas hipoteca, lo más importante es tener un dinero ahorrado que sea al menos del 20% del valor de la vivienda que vas a comprar. Algo no muy fácil hoy en día, a no ser que previamente hayas vendido otro inmueble y tengas un dinero disponible para invertir.

 

En definitiva, es una decisión importante, que tenemos que pensar con detenimiento y que nos puede llevar a tomar decisiones de las que nos arrepintamos más adelante, por lo que tendremos que dedicarle un tiempo y plantearnos las diferentes situaciones que tenemos.