Qué es un préstamo hipotecario y en qué se diferencia de una hipoteca

 Escrito por alberto
 Última actualización 2022-06-13

¿Sabías que las hipotecas no son lo mismo que los préstamos hipotecarios? Confundirlos es un error muy común. Tanto que, cuando alguien se refiere a las primeras, en realidad está hablando de los segundos. Para enmendar esta equivocación, te contamos qué es un préstamo hipotecario.

mano sujetando llave

Diferencia entre hipoteca y préstamo hipotecario

Los préstamos consisten en un acuerdo por el cual se concede una cantidad de dinero, que se debe devolver en unos plazos y condiciones establecidas, entre las que se halla el pago de un interés. En cambio, las hipotecas suponen la garantía de las devoluciones de dicho importe.
Por ende, se puede solicitar un préstamo que no sea hipotecario (por ejemplo, préstamos personales) o hipotecar una vivienda sin el fin de comprar una casa.

¿Qué es un préstamo hipotecario?

Entonces, los préstamos hipotecarios se tratan de un acuerdo mediante el que una entidad te presta una cantidad de dinero concreta para adquirir un inmueble. A cambio, se pactan ciertos intereses determinados y un plazo de devolución. Dicho de otra manera, un préstamo hipotecario es el dinero que te deja el banco para comprar una vivienda.

En caso de impago, la garantía de devolución del préstamo sería la propia casa.

¿Qué es una hipoteca?

La hipoteca es la garantía de que el pago del préstamo ocurrirá. Mientras se cumpla con esta obligación, el inmueble está bajo poder del propietario. Por regla general, las hipotecas se relacionan con viviendas, pero pueden vincularse a bienes muebles identificables individualmente: coches, barcos, aviones, maquinaria, etc.

La hipoteca se elabora en escritura pública. En el caso concreto de los bienes inmuebles, se incorpora al Registro de la Propiedad.

Préstamo o crédito hipotecario

En un préstamo, el banco te concede una cantidad fija de capital que tú te comprometes a devolver, a través de cuotas periódicas en un plazo previamente acordado. De este modo, ambas partes conocen el coste completo de la operación, los intereses a abonar y la duración de la deuda.

Sin embargo, con los créditos hipotecarios, la entidad indica el límite máximo que está dispuesto a dejarte, del que puedes hacer (o no) uso en su totalidad durante un periodo determinado o indeterminado.

Características de los préstamos hipotecarios

Por lo tanto, las características de los préstamos hipotecarios son las siguientes:

  • Existe un inmueble.
  • Se ha de realizar una escritura pública, la cual se inscribirá en el Registro de la Propiedad.
  • Se trata de un préstamo a medio-largo plazo (normalmente, entre 15 y 30 años).
  • Los hay de varias clases en función de:
  • Para que se dé por acabada una hipoteca, no basta con devolver todo el préstamo. También su finalización debe constar en el Registro.

Esto es lo básico que debes conocer sobre esta clase de préstamos.

persona dándole llaves a otra

Cómo funciona un préstamo hipotecario

Ahora que sabes qué es un préstamo hipotecario, conviene que conozca tres elementos clave sobre su funcionamiento: capital, interés y periodo de amortización.

El capital

El capital se trata de la cantidad de dinero que pides a tu banco para comprar o reformar una vivienda. Generalmente, la entidad bancaria financia:

  • Primera vivienda: hasta el 80 % del valor de tasación del inmueble.
  • Segunda vivienda: en torno al 70 %.

¿Qué ocurre con el 20 % restante? Deberás aportarlo tú como «entrada» a la hora de adquirir la vivienda. Básicamente, por dos razones: por una parte, porque constatas tu capacidad de ahorro (algo que valoran los bancos para conceder un préstamo); por otra, porque así la entidad no asume todo el riesgo de la operación (en caso de que no devuelvas el dinero).

El interés

El interés se define como el beneficio económico que gana el banco por ofrecerte la financiación que solicitas:

Tipo fijoSi te preguntas cómo calcular el interés de una cantidad en estos casos, no se tiene en consideración el euríbor, simplemente el tipo de interés fijo que te aplique la entidad. Es decir, conocerás siempre la cuota mensual que deberás pagar.
Tipo variableAquí sí se tiene en cuenta el euríbor, el cual cambia todos los días. No obstante, lo normal es que el tipo de interés del préstamo hipotecario se renueve cada medio año. Tomando de referencia el valor del euríbor en ese momento. A menor euríbor, menor cuota mensual de la hipoteca.
Tipo mixtoEn este caso, se aplica un tipo fijo durante los primeros años del préstamo para, con el tiempo, pasar a aplicar un interés variable.

El periodo de amortización

Este periodo se trata del tiempo que vas tardar en devolver el dinero prestado, más los intereses. Lo más común en nuestro país es que las hipotecas ofrezcan un plazo de amortización de 20-30 años. Sin embargo, también las puedes encontrar a partir de 5 años y hasta 40.

Durante este periodo, abonarás una serie de cuotas mensuales, cuyo coste dependerá de:

  • El tiempo que tengas para devolver el importe.
  • El capital que te han concedido.
  • El interés que tengas que pagar.

A mayor plazo de devolución, inferiores cuotas y más altos intereses (y viceversa).

Conclusión sobre lo que es un préstamo hipotecario

Tras leer este artículo, por fin conoces qué es un préstamo hipotecario realmente. Éste te permite conseguir financiación, acudiendo a una entidad financiera, a cambio de tu compromiso personal de devolver el dinero prestado, más unos intereses. Este tipo de préstamo funciona mediante cuotas periódicas y poniendo como garantía un inmueble.

Así, sabrás cómo pedir una hipoteca.