vengoacobrar

 

Cuando escuchamos el término “el cobrador del frac”, automáticamente todos nos imaginamos a un señor, vestido con un frac, sombrero incluido, que persigue a un moroso para incomodarle hasta que paga su deuda.

Esta idea la puso en marcha una empresa, funcionó y se ha extendido llegando incluso a ver otro tipo de cobradores con vestimentas mucho más llamativas incluso que el famoso frac.

La figura del cobrador se remonta a tiempos de Miguel de Cervantes, cuando al no cumplir con Hacienda Real, fue excomulgado en 1587.

No obstante, una profesión con tantos años como la de cobrador, no se ha visto exenta de polémica, y es que son muchos los morosos deudores que se sienten acosados por su presencia y denuncian este acoso por intromisión ilegitima al honor.

En el año 1982, la Ley de Protección del Honor, prohibió que se persiguiera a los deudores con pancartas, que señalaran a este como un moroso. Y es que en determinados casos se llegaba a las agresiones e insultos por parte del cobrador hacia el deudor.

Funciones y límites del cobrador del fracacosotelefonico

Las constantes denuncias que recibe el sector de os cobradores hacen que estén siempre en el punto de mira, pero los responsables de este tipo de empresa aseguran que su trabajo está dentro de la legalidad y que no sobrepasan ningún límite ético cuando lo realizan.

Por otro lado, tampoco se tiene constancia de que el “acoso” al que se ven sometidos los morosos, tenga como consecuencia el pago de la deuda.

En la actualidad, en nuestro país al igual que en otros muchos, las listas de morosos son interminables, debido a las consecuencias que la crisis que estamos viviendo a nivel mundial.

Todo un ejercito formado por 200 cobradores que siguen unas técnicas de seguimiento e insistencia para conseguir el cobro de la deuda y poder cobrar así sus comisiones.

En ocasiones esas técnicas se han denunciado como técnicas de acoso y seguimiento. Los jueces dicen que en el momento de traspasar la línea de solicitud de una deuda, a intimidar con seguimientos y acoso telefónico, se traspasan los límites de la legalidad y se comete una falta penal.

Y es que no solo intimidan al acosador, sino que si el cobrador del frac no encuentra a la persona que busca, continuará por sus seres más allegados, en el trabajo, vivienda particular, etc., llamando por teléfono a todos los números que consiga relacionados de alguna forma con la persona que debe dinero.

En definitiva, lo que intenta el cobrador del frac es ridiculizar al moroso, y hacer que todo el que le conozca tenga conocimiento de su deuda, con el fin de que la pague lo antes posible.

El problema viene cuando el deudor no tiene el dinero para pagar la deuda que se le reclama, a la que se le añade la comisión de la empresa de recobro.

Es entonces cuando la insistencia es mayor, y el seguimiento por parte de estos cobradores se hace de forma abusiva. Por un lado está el cobrador, que para conseguir su comisión necesita cobrar la deuda, y por otro lado está el deudor, que no puede pagar su deuda y mucho menos con los intereses que le cobra esta empresa.

 

cobradorSoluciones ante el cobrador del frac

Dependerá del tipo de deuda, y sobre todo del tamaño que tenga. Quizá sea recomendable reunificar las deudas para intentar así que en conjunto sea un poco menor.

Lo más recomendable es hablar con tu banco y encontrar una solución. Si ves que con ellos es imposible negociar, puedes plantearte solicitar un crédito rápido para poder pagar tus deudas.

Ten en cuenta que este tipo de créditos tiene unos intereses elevados, y que de no pagar en el plazo establecido, te pueden incluir también en el listado de morosos, por lo que no solicites el crédito si no tienes certeza de que vas a poder pagarlo.

No obstante, la oferta de préstamos de este tipo es muy grande y seguro que encontrarás un producto que se adapte a tus necesidades. Lo que debes hacer antes de dar el paso es utilizar un simulador de préstamos y elegir el mejor para cubrir tu deuda, sin que se convierta en un problema mayor.

A continuación te dejamos unos datos sobre los mejores mini créditos rápidos del mes de octubre de 2015:

  1. Mini crédito Vivus: con un importe de entre 50 euros y 800 euros a devolver como máximo en 30 días.
  2. Mini crédito QuéBueno: te ofrece hasta 900 euros a devolver en 30 días.
  3. Mini crédito Kyzoo: tienes la posibilidad de solicitar hasta 800 euros para devolver en un plazo máximo de 30 días.
  4. Mini crédito OK Money: un máximo de 600 euros a devolver en 30 días.
  5. Mini crédito Pepe Dinero: te ofrece hasta 500 euros con un plazo de devolución de 30 días.
  6. Mini crédito Twinero: hasta 600 euros a devolver en 30 días.
  7. Mini crédito Créditomovil de Ferratum: te ofrece hasta 700 euros a devolver en un plazo máximo de 45 días.
  8. Mini crédito Cashper de Novum Bank: un límite de 500 euros máximo a devolver en 30 días.
  9. Crédito Iwoca: te ofrece un crédito de entre 500 euros y 10.000 euros a devolver en un plazo de seis meses.
  10. Crédito Spotcap: hasta 100.000 euros a devolver en un plazo de seis meses máximo.