prestamovscredito

A menudo los confundimos y los utilizamos indistintamente para referirnos a lo mismo, pero en realidad son dos términos diferentes.

En ambos casos el usuario tiene la obligación de devolver el dinero solicitado, en un determinado plazo y con el pago de los intereses y las comisiones fijadas, pero a partir de ahí, podemos encontrar notables diferencias entre préstamo y crédito, por ejemplo podemos decir que los préstamos se suelen utilizar para adquirir bienes de importe alto, como una casa, un coche, o el pago de una reforma, entre otros. Por otro lado los créditos se utilizan sobre todo para momentos puntuales en los que se necesita un dinero para sanear las cuentas y pagar algunas deudas contraídas.

Principales diferencias entre préstamo y crédito

Podemos establecer unas pequeñas diferencias muy básicas que nos ayudarán a distinguir ambos términos fácilmente:

Qué es un préstamo

  • se utiliza para pagar artículos de coste más elevado (coche, casa, ...).
  • por tanto se solicitan cantidades más importantes de dinero.
  • el dinero que se solicita se devuelve a medio o largo plazo.
  • los intereses son más bajos y fijos.

Nos referimos a préstamos cuando hablamos de las operaciones financieras en las que el prestamista, que puede ser una persona física o una entidad, hace entrega de una cantidad de dinero concreta, con unas condiciones de devolución en un plazo acordado y con un sobrecargo de intereses pactados previamente.

La devolución del dinero prestado se puede realizar de forma mensual, trimestral o semestral, algo que se fijará antes de la firma del contrato del préstamo, pero sobre todo debemos negociar a la hora de la firma del contrato no solo los plazos para la devolución, sino también los intereses, las comisiones y todas las condiciones que se fijen.

Todos los intereses que se generen se cobrarán por el total del dinero prestado.

 

Qué es un crédito

  • se usa para pagar cosas de importes no muy altos.prestamohipoteca
  • la cantidad que se solicita por tanto es menor que en los préstamos.
  • el dinero que se solicita se devuelve a corto o medio plazo.
  • los intereses que se aplican en los créditos son altos y variables.

En este caso la entidad financiera es la que pone el dinero a disposición del usuario, con un límite establecido del que podrá hacer uso según sus necesidades de crédito. El cliente que solicita el crédito no recibe la cantidad de dinero de golpe, sino que se realiza a través de una cuenta o de una tarjeta de crédito, y de este modo, es la entidad la que va proporcionando la cantidad concreta de dinero, de manera parcial y progresivamente, según sean las demandas del cliente.

Una de las principales ventajas de los créditos es que los intereses se pagan solo según la cantidad de dinero que se utilice. No obstante los intereses de los créditos suelen ser más elevados que los de los préstamos.

Por otro lado, los créditos se conceden en un plazo determinado, y se pueden ir renovando y ampliando cuando llegue la fecha final establecida.

 

Cuando ya conocemos las diferencias entre préstamo y crédito

Una vez que tenemos claras las diferencias entre préstamo y crédito podemos tomar determinadas decisiones financieras que nos ayuden a sanear nuestra economía.

Conocer el tipo de interés que nos cobre cada producto financiero será crucial pero sobre todo el límite de cantidad al que podamos acceder, así como el tiempo que consigamos para la devolución.
Cuando conocemos el importe exacto de aquello que queremos adquirir, por ejemplo una casa, un coche, etc., la opción más recomendable es solicitar un préstamo.

En cambio cuando lo que necesitamos es liquidez, para pagar determinados imprevistos o pequeñas deudas, pero no conocemos concretamente cuanto, lo mejor es solicitar un crédito.

 

Trámites para pMoney_Bankedir un préstamo personal

Un préstamo personal es un producto por el que el usuario que lo solicita puede recibir una cantidad de dinero que se compromete a devolver, en unas cuotas, un tiempo y unos intereses previamente acordados.

En este tipo de préstamos, la entidad financiera no obliga a presentar una garantía especial como en el caso de los préstamos hipotecarios en los que la garantía es la vivienda.

Para solicitar el préstamo personal necesitarás ser mayor de edad y demostrar que podrás devolver el dinero. Además te exigen no aparecer en el ASNEF u otros listados de morosos.

Cumpliendo esos requisitos la entidad financiera estudiará tu caso particular, para analizar los riesgos del préstamo y evaluar la viabilidad del usuario que lo está solicitando.

Por ejemplo, evaluará los ingresos mensuales que reciba, los bienes con los que podrá responder en el caso de impago, y todo su historial crediticio.

De este modo, aquellas personas que dispongan de contrato indefinido en su empresa, con antigüedad, así como los empleados públicos, tendrán mayores probabilidades de que se les apruebe la concesión del préstamo personal.

 

Es fácil confundirse, de hecho muchas entidades financieras utilizan los dos términos para referirse al mismo concepto, por lo que nos todos llegamos a equivocar. Por eso siempre es fundamental informarse bien antes de contratar cualquier producto.