Comparador hipotecas, ¿qué bancos facilitan comprar una casa?

 Escrito por alberto
 Última actualización 2020-10-30

Mirar hacia un comparador hipotecas puede ser la mejor alternativa que tengamos a la hora de comprar una casa. Ante la oferta de cajas que ponen crédito a nuestra disposición debemos escoger bien cuál será esa entidad que responda en los momentos sin solvencia. Si bien cuando ya lo tenemos claro son solo tres pasos, conocer cuáles son las ventajas y beneficios de cada uno resulta fundamental a la hora de hacernos con aquella que se ajusta a nuestras necesidades. ¿Estás pendiente de contratar alguna?

¿Qué es un comparador hipotecas?

Un comparador hipotecas es una plataforma donde vienen todas las cajas que ofrecen préstamos para comprar nuestra vivienda, un local en el que poner tu negocio, cualquier terreno o establecimiento. Desde aquí podemos ver cuáles son los mejores planes de ahorro, el tipo de interés con el que contrataríamos, el plazo que hay para administrar el dinero y los productos vinculados. Con toda esta información, resulta mucho más sencillo hacerse con ese modelo que se ajusta a nuestras necesidades.

Completamente online y sin tener que ir al banco, sabremos cuál es el tipo de hipoteca que nos conviene y todos los detalles para que en un futuro no suframos ningún susto. El comparador, que además es muy sencillo de usar, hace el «trabajo sucio» por nosotros y una vez nos hayamos decidido por el modelo solo tendremos que hacer la contratación del pack. Con mucho a su favor, cada vez son más las personas que consultan portales web famosos antes de lanzarse a la compra de su primer hogar.

¿Cómo se utiliza un comparador hipotecas?

Ahora que sabemos en qué es un comparador hipotecas, lo siguiente será conocer cuál es su utilidad y por qué todo el mundo lo tiene en cuenta a la hora de firmar la entrada de su casa. Dependiendo de la plataforma en cuestión habrá apartados más o menos específicos pero nosotros nos vamos a centrar en aquellos comunes. Cómodo, rápido y sin ningún tipo de complicación, si lo que buscas es hacerte con aquella alternativa que mejor te va, a continuación te dejamos con los pasos a seguir:

Escoger el producto que nos gusta

Los comparadores de hipotecas suelen contar con una serie de filtros desde los que podemos cribar las búsquedas en función de aquello que nos hace falta o se ajusta a lo que queremos. Gracias a esta función no tendremos que estar mirando las ofertas una por una sino que, dentro de lo que nosotros valoramos, vemos las diferentes oportunidades que hay para que así nos sea mucho más sencilla la selección. ¿Estás al tanto de lo que deseas?

Condiciones de la hipoteca

Una vez que hemos hecho nuestra selección personal, lo siguiente es mirar las condiciones que tiene cada una de las hipotecas. Con un botón parecido a «Comparar ahora» veremos qué cantidad de dinero hay que pagar, cuál es el plazo de cada una o el tipo de interés al que está sujeto dicha contratación. Con todos estos datos, y sabiendo que además son bastante exactos, se nos hace mucho más fácil coger el modelo que se ajusta a nuestras necesidades actuales.

Considerar los detalles

Cometemos el error de fijarnos solo en los intereses de la cuota pero con el comparador hipotecas podemos hacer mucho más. Un préstamos de este calibre está lleno de puntos y «letras pequeñas» que debemos leer con un poco de detenimiento si queremos hacer las cosas bien desde el primer momento y sabiendo exactamente qué hemos elegido y por qué nos merece la pena. Las comisiones o la vinculación que se ve en el contrato son datos necesarios para conocer al máximo este compromiso. ¿Lo tienes presente?

Escogiendo mi hipoteca, ¿qué detalles debo tener en cuenta?

A pesar de que hemos dado con buen comparador hipotecas seguimos sin saber con qué contrato nos quedamos y cuál será ese que mejor se ajuste a las necesidades del momento.  Como ya hemos advertido, hacernos con los papeles de una vivienda bajo ciertas condiciones no es algo que podamos tomar a la ligera y es que hablamos de un hogar para toda la vida. A continuación, para los que todavía están un poco indecisos sobre lo que tienen (o no) que hacer, os dejamos con una serie de consejos:

Tipo de interés

Es el elemento base de una hipoteca y el que siempre debemos tener en cuenta. A menos que vaya a ser por un importe muy pequeño y por ello no puedas acogerte a determinadas condiciones, lo mejor es que te hagas con una variable que son las que vienen referenciadas con el famoso Euribor y las que a largo plazo te saldrán mejor. Este primer punto es crucial a la hora de escoger una hipoteca y es por ello que hay que estar muy atento a las diferentes opciones.

Financiación máxima

En la mayoría de las entidades bancarias existe un máximo del 80% del valor de la tasación de la vivienda pero, dependiendo de la entidad con la que vayas a hacer el contrato, esta característica puede variar. Un buen perfil de usuario, trabajo estable y ausencia de deudas son los detalles que harán que te diferencies del resto. Cuando pedimos dinero debemos ser conscientes de que antes o después habrá que devolver la cantidad y esto es algo que las cajas miran con mucha precisión.. ¿De cuál eres tú?

Plazo de amortización

El plazo de amortización es el tiempo en el que te comprometes a devolver el préstamo (con sus intereses y gastos) Con ofertas hasta los cuarenta años antes de la crisis, ahora lo habitual es que no sean más de treinta pero una vez más todo depende de la entidad bancaria con la que estés asociado. En cualquier comparador hipotecas, a fin de hacerte la vida un poco más fácil, puedes estar al día de cuáles son los planes que mejor compensan. ¡No dejes de buscar el tuyo!

Comisiones

Las comisiones, junto con el tipo de interés, definen el préstamo que se nos da por una hipoteca. Dependiendo del modelo de contrato que hagamos con el banco el «dinero extra» que vamos a tener que devolver será mayor o menor. Localizar aquellas con las que vamos a pagar menos es una carrera de fondo y por eso siempre recomendamos hacer uso de dichas plataformas. En cualquier caso, si tenemos buena capacidad de ahorro, debemos evitar la amortización anticipada. ¿Para qué vamos adelantar capital con coste sumado?

Bonificación

En ocasiones, cuando pedimos un préstamo hipotecario al banco, se nos propone una serie de productos vinculados a fin de controlar la situación en la que nos encontramos. Esto, que ya viene implantado en la mayoría de los contratos, es otro de los puntos que no debemos decidir a la ligera puesto que son muchas las cosas que se nos pueden presentar. Domiciliar la nómina, hacernos con un seguro médico o altas en determinados servicios pueden formar parte de las condiciones.

¿Por qué debemos hacer uso del comparador hipotecas?

El mundo de los préstamos, cuando se trata de esa casa que un día haremos hogar, es bastante complejo. Dar con el contrato que se adapta a nuestras necesidades, incluso conociendo bien nuestra situación, no es algo que podamos decidir de la noche a la mañana. Un comparador hipotecas, a razón de la oferta que actualmente tenemos en el mercado, puede ser la solución a todos esos quebraderos de cabeza o a las horas que nos pasamos leyendo papeles que no terminamos de entender. A continuación, algunas de las ventajas:

Valoración de rentabilidad

Cuando comparamos tres o más hipotecas somos conscientes de la variedad que hay en el mercado y lo que ofrece cada entidad bancaria porque hagas el contrato con ellos. Si solo miramos una, por muy ideal que parezca para nosotros, no seremos conscientes de la oportunidad que perdemos al mirar hacia otro lado. Con aspectos muy diferentes entre sí, gracias a la plataforma en cuestión estaremos seguros en un 99% del modelo que vamos a escoger para pagar en los años siguientes.

Poder de negociación

Cuando conocemos el producto y sabemos las ventajas que tiene el que nos gusta sobre los demás, argumentamos de forma mucho más sencilla cualquier aspecto del mismo. El poder de negociación es otra de las herramientas que te da el comparador hipotecas especialmente cuando no sabíamos cuáles eran las ofertas del mercado. Con los papeles en la mano y mucha propiedad, quizás logremos que el banco nos haga una contraoferta. ¿Apostamos?

Varias alternativas

Mirar varias hipotecas y tipos de préstamos nos lleva a conocer todas las alternativas que hay en el mercado. Una vez más, si nos centramos solo en aquella firma que nos ha gustado sin valorar lo que hay alrededor puede que no estemos escogiendo del todo bien. Por otro lado, si estudiado el tema hay algo de la inicial que no nos guste, contamos con muchas otras opciones para que llegado el momento tengas en tu poder aquella que sí que cumple con tus necesidades.

Aprender tecnicismos

¿Cuántas veces has leído papeles bancarios sin saber qué querían decir? Si estudiamos sobre hipotecas o nos pasamos unos meses mirando documentación sobre el tema aprenderemos de esos tecnicismos. El idioma de la banca no se conoce en una primera instancia y esto, para muchas, es una manera de «colar» impuestos que quizás te podrías haber ahorrado pagar. Cuanta más información controles sobre lo que ahora mismo necesitas, más fácil escoger aquella que te conviene.

En definitiva, un comparador hipotecas está desarrollado para hacernos la vida mucho más fácil. Hace solo unos años la única manera de ver cuáles eran nuestras opciones con la compra de una casa era consultar al banco pero ahora, gracias a la informatización del todo, incluso se puede hacer desde casa y sin tener que andar llamando a diferentes teléfonos. Con mucho a su favor, si sigues pensando en comprar ese hogar para ti y tu familia, debes empezar por aquí.