calcularcostesA menudo vemos las ofertas que lanzan las entidades bancarias, y nos preguntamos por qué no podemos tener nosotros esas condiciones tan favorables.

Cuando contratamos algún producto financiero en una entidad normalmente, en la mayoría de las ocasiones, supone algún tipo de vinculación que te obliga a permanecer con esa entidad durante un periodo de tiempo determinado, y en caso de querer cambiarte de banco, pagar alguna penalización.

En el caso de las hipotecas no siempre es sencillo cambiar la hipoteca de banco ya que, el gasto que supone la cancelación suele ser importante, y no suele compensar, con respecto al beneficio que podamos obtener en la nueva entidad.

Las penalizaciones pueden ser muy variadas, y es que las condiciones que firmamos cuando contratamos algún producto siempre pueden tener un lado menos favorable en el que no nos solemos fijar con detenimiento.

Cuando contratas las denominadas cuentas con regalo o un depósito con el que te regalan algún artículo como una televisión o una tablet, en realidad de alguna forma estarás pagando ese regalo, aunque no lo parezca.

Si ese producto financiero, tan atractivo a la hora de contratarlo, tiene una vinculación de un determinado número de años, y antes de que termine ese plazo, te quieres cambiar a otra entidad, probablemente tendrás que abonar el coste de ese “regalo” que te hicieron cuando lo contrataste. Pero esto es sólo un ejemplo de algunas de las trabas que nos podemos encontrar cuando queremos cambiar de banco.

Normalmente la falta de información nos hace pensárnoslo dos veces, porque no conocemos bien las condiciones del banco al que nos queremos cambiar, o las penalizaciones del actual, y es que para contratar productos nuevos todo son siempre facilidades, pero a la hora de cerrar cuentas, la cosa cambia.dudas1

No obstante, debemos ser más valientes, hoy en día tenemos la información necesaria al alcance de nuestra mano, ya que a través de internet podemos conocer con detalle la práctica totalidad de las condiciones de unas y otras entidades, y en muchas ocasiones, quedarnos con lo que tenemos puede suponernos pagar más intereses o que obtengamos una rentabilidad menor.

Consejos para cambiar de banco

Antes de dar el primer paso lo que debes hacer es analizar a fondo las condiciones de la entidad a la que le has puesto el ojo encima, y sopesar si el beneficio que vas a obtener supera a los gastos por el cambio de banco a los que te obliga tu entidad actual.

En el caso de que sólo sea un cambio de banco, normal y corriente, porque en tu entidad no dispongas de ningún producto financiero con vinculación, el cambio será realmente fácil, y de hecho la nueva entidad probablemente te facilite el trabajo realizando ella misma las gestiones. Además la mayoría de los bancos no cobran comisiones por cierre, por lo que el coste debería ser cero.

No obstante, no vayas a cambiarte de banco porque sí, sino que debes hacerlo en el momento en el que encuentres una entidad con una oferta que realmente te interese. Ten en cuenta que la vinculación con la entidad no solo significa que tengas un producto contratado que te ate a ese banco, sino que esa entidad te conozca, y cuando tengas que pedir algún tipo de producto nuevo siempre mirará tu historial, si llevas tiempo con ellos, si eres buen cliente, si pagas los recibos sin problema, si tienes o no descubiertos en la cuenta, etcétera, por lo que cambiar de banco así por que sí tampoco tiene por que beneficiarte siempre.

Por lo tanto, si ves una oferta en otra entidad que te suponga un ahorro importante, una bajada de la cuota, mayor rentabilidad, menos comisiones, y en definitiva más ventajas de las que disfrutas ahora, ese será el momento para el cambio.

Siempre informándote previamente de todos los detalles, conseguirás obtener los mayores beneficios, ya sea en forma de intereses a tu favor o en forma de comisiones que no tendrás que pagar. Negociar con tu banco te llevará a comprender mejor los productos financieros contratados y a obtener un mayor rendimiento por tus ahorros.

 

Pasos a seguir para cambiar de banco

calculadoraLa Comisión Europea ha escrito un protocolo al que se han unido los bancos españoles, y en el que explica de manera clara los pasos a seguir para cambiar de banco de forma cómoda y con seguridad.

Este sería el proceso:

  1. Primero se debe solicitar la apertura de la cuenta bancaria en el nuevo banco.
  2. En ese momento, tu actual entidad tiene que facilitarle a la nueva, absolutamente toda la información que ésta requiera.
  3. Sobre los recibos domiciliados, será tu nuevo banco el que deba contactar con todas las compañías para que el cobro de los productos no se duplique.
  4. Por otro lado, el usuario deberá devolverle a su actual entidad los talonarios y cheques que no haya usado.

Son cuatro pasos muy sencillos que deben realizarse sin que ninguna de las partes desista de hacer lo que le corresponda. Es la forma más habitual, cómoda y práctica de realizar un cambio de banco sin ningún tipo de problemas.

 

Tipos de cambios de bancos

Cambiar de banco no tiene por qué suponer que te lleves absolutamente todos tus productos a otra entidad. Esto suele ser más ventajoso, pero en ocasiones puedes tener un producto contratado con vinculación a un determinado numero de años, y no te compensa el cambio, mientras que tienes otros productos, con los que puedes obtener mayores beneficios en otras entidades.Money_Bank

La mayoría de las entidades bancarias no cobran comisiones, y por tanto si tu banco todavía te cobra algún tipo de comisión puedes buscar la opción de los prestamos sin intereses en otras entidades.

Por ejemplo puedes encontrarte con que en tu banco tienes contratada una hipoteca con una vinculación por 30 años, y unos seguros de vida y de hogar que si cancelas, te cobran una penalización alta, por lo que la cancelación de la hipoteca es más complicada o directamente no te interesa. Pero por otro lado, también tienes contratado un depósito bancario y una cuenta ahorro, que no tienen vinculación y quieres llevar a otra entidad que te ofrece mejores beneficios.

Debemos pensar siempre antes de realizar los cambios, y es que en ocasiones la oferta que podamos obtener en otra entidad nos hace dudar, pero si la estudiamos bien puede compensarnos económicamente. El caso de los depósitos online o de las cuentas sin nómina se debe tener en cuenta especialmente ya que suelen ser productos verdaderamente beneficiosos, y si nuestra entidad actual no nos los ofrece, o nos está cobrando comisiones por productos similares, siempre nos compensará cambiar de banco.

Cambiar de banco puede ser la solución a tus problemas económicos, pero antes de dar le paso, habla con tu banco actual y preséntale tus intenciones para ver si te puede ofrecer algo mejor.